sábado, 6 de julio de 2013

Poesia

La poesía es dolor y si quieres ser poeta debes acostumbrarte a sus cuchillos… También es pasión, de esa de caricias inventadas, imposibles, quiméricas pero necesarias… A veces es una cómplice inigualable a la hora de ganar el sol, mientras paralelamente te sumerge en la profundidades de la existencia, otras veces en cambio, te dibuja alas con versos livianos solo para abrazar la tierra y al destino incierto.