lunes, 28 de julio de 2014

5:00 AM

Hola, me acabo de levantar, y tú eres mi primer pensamiento.. Bueno, después del típico "me cogió el día" tú sabes, porque aquello de que siempre llego tarde.. Está lloviendo y hace mucho frió, pero eso no fue impedimento para que soñara contigo.. 

Así que te he escrito algo..

He soñado con tu nombre, con sus letras, con sus formas, y con el acento marcado que yo le pongo al pronunciarlo.. He soñado con tus pequeñas manos, con los colores tu pelo, y con la esperanza que nace cada vez que sonríes.. He soñado con tenerte en pasado, en futuro y en mi cama.. He soñado con besarte despacio en el ombligo, de lado en las mejillas, de rodillas la cintura, y poco más arriba de la espalda.. He soñado que bailabas otra vez las melodías de mi piano desafinado, y que esta vez el ballet, era nuevamente nuestra excusa.. He soñado que soy libre atado a tus brazos, y que los girasoles huían de mí, porque los desvestía preguntándoles, si me quieres o no.. He soñado tatuandome tu risa en la clavícula derecha, y que mitigaba el dolor susurradole a la luna llena, lo mucho que me haces falta.. He soñado con tu gato y mi perro, y que nos vestíamos de un solo sentimiento para salir a pasearlos, mientras la vida nos iluminaba el camino, y por las aceras de la calle un artista urbano nos saludaba con alegría.. He soñado que mis oídos eran sordos, a todo aquello que no fuera tu nombre, y que traías la primavera con tan solo guiñarme el ojo, aunque el termómetro estuviera bajo cero.. He soñado con contarte historias, lunares y orgasmos.. He soñado con perder la cuenta de estos últimos y volver a empezar.. Te he soñado sin sueño, con hambre, sin miedo, de día, y en silencio.. Te he soñado de las mil formas en que se puede soñar, pero siempre te sueño conmigo.. Porque yo he pintado todos mis sueños del color de tu piel, y hasta empeñe la poesía por robarte una mirada, porque a ti no te quiero escribir unas cuantas palabras bonitas, a ti te quiero matar a caricias por la madrugada, a “buenos días” cada mañana, y con un “descansa pequeña” cada vez que se ponga la noche, y se enciendan las estrellas.